virtual-eadEn toda implementación de un proceso de EaD interactúan diversas personas, y veremos que hay roles definidos y otros que son propios del medio y que no existen en la enseñanza tradicional, por ejemplo, el del tutor.

En los equipos de EaD se destaca la figura del administrador. Éste se encarga de aspectos relacionados con el buen funcionamiento del software, la actualización y la puesta en marcha de los recursos, así como de habilitar categorías, asignar profesores, mantener el servidor y la gestión de los usuarios.

Los materiales que se utilizan en las cursadas pasan por las manos del diseñador de cursos, quien debe convertir lo que el autor le entrega en un contenido viable para ser leído en línea o bajado a las PC.

El rol tradicional del docente como portador de un saber que transmite en condiciones áulicas aquí está representado por un documento en diferentes formatos, por ejemplo, el procesador de texto, presentaciones en PowerPoint, formato web, formatos hipertextuales, e incluso video o audio.

El diseñador del curso le da la forma adecuada en relación con el tipo de contenido y el estilo general de los cursos.

Los contenidos son “puestos en línea”; por un lado, tenemos un grupo de recursos y, por el otro, una cantidad de alumnos inscriptos al curso. Si sólo nos quedáramos con esto, estaríamos en el terreno de los repositorios de información. Tal es el caso del Massachussets Institute of Technology4 y su programa MIT 0penCourseWare (OCW) donde los materiales pedagógicos empleados en casi todas las asignaturas de licenciatura y de posgrado impartidas están en la Red a disposición gratuita de cualquier usuario del mundo. En estos cursos se deja en claro que no hay evaluación ni inscripción de alguien como alumno, están sólo los materiales aplicados en los cursos.

Pero una plataforma de educación a distancia es mucho más que un mero repositorio de contenidos

y aquí comienza a cobrar importancia la figura del tutor, nexo entre los contenidos, los autores de los estos y los alumnos, y que cumple una función que incluye la animación, en el sentido de motivar o generar instancias de interés para los alumnos quienes, como recordaremos, están en una situación temporal y espacial diferente y necesitan una imagen que funcione como articuladora.