Mi transformación en profesor virtual y mi compromiso con la educación a distancia comenzó como una necesidad personal.

Apenas terminado mi doctorado en la Universidad de Alberta (en 1978) viajé a los Estados Unidos y conseguí empleo como psicólogo educacional. También Al mismo tiempo, comencé a dar cursos nocturnos en universidades locales para sus programas de grado (Los expertos en CBT y diseño educacional eran bastante escasos en aquellos días).

Como consecuencia de ésto, tenía que viajar mucho , lo que implicaba que pasaba conn frecuencia las noches en aquellas ciudades en las que debía dar clase. Ésto me obligó a desarrollar algunas estrategias para enfrentar este problema. Una de las primeras fue participar en clases a través de ‘ audioconferencias’ : enviaba a alguien con un micrófono al aula y podía de ese modo interactuar con los estudiantes desde donde quiera que estuviese. Podía dar conferencias e inclusive participar en debates y diálogos con estudiantes distantes. Funcionó bastante bien.

Otra estrategia fue pedir a colegas que me “cubriesen” aquellas clases a las que no podía asistir físicamente dando una “clase huésped” . Yo elegía a personas expertas en el tópico de esa clase y esto también era habitualmente muy valorado y disfrutado por mis estudiantes. Descubrí que haciendo 5 o 6 clases “huéspedes” en una materia hacía que el curso fuese muchio más interesante para los estudiantes que si fuese enseñado por una sola persona.

La tercer estrategia involucró el uso de un computador con un sistema de “boletín informativo” que permitía a los estudiantes contactarme por e-mail o diálogos “online”. Esto no sólo fue útil para mí sino para los estudiantes que usualmente debían trasladarse para asistir a clase lo que les restaba tiempo para hacer los trabajos prácticos y/o estudiar para el curso.

A medida que pasaba el tiempo, estas tres estrategias para “cumplir” con mis múltiples tareas educativas se volvieron el centro de mi enfoque de la enseñanza…hasta llegar al momento en que pude desarrollar una materia completa a distancia sin necesitar clases presenciales las audio- conferencias pudieron ser reemplazadas por teléfonos abiertos o videoconferencias bidireccionales. Los “huéspedes”en “tiempo real” podían participar de ese modo.

Finalmente todos estos sistemas fueron reemplazados por el Internet y sus capacidades interactivas.

Un día en la vida (* A day in a life es una famosa canción de los Beatles)

En 1989 me incorporé a la Escuela de Educación y Desarrollo Humano de la Geiorge Washington University y conmencé a enseñar Tecnología Educacional en su programa ETL (Educational Technology Mastership) .Este es un programa de Maestría en el que todas las materais son a distancia.Enseñar en él me permitió desarrollar y pulir mis habilidades e ideas para educar a distancia.

El modelo típico que empleaba en mis cursos consistía en pedir a los estudiantes que enviasen sus trabajos prácticos a un área “virtual” accesible para todos de modo que podían compartir y discutir sus respuestas a mis habituales problemas y cuestionarios.

En la medida en que cada uno podía “ver” las respuestas de los demás a éstos, los estudiantes podían aprender además unos de otros. En realidad yo estaba impulsando éstos al asignar una buena parte del curso a impulsar a los estudiantes a comentar y discutir ideas de otros estudiantes.

También tenía grupos de estudiantes trabajando en proyectos o pequeños grupos para incrementar el nivel de interacción de mis alumnos.

Las asignaciones más importantes, que involucraban proyectos, casos de estudio y reseñas eran habitualmente convertidos en archivos electrónicos y luego en forma de documentos Web. De este modo, todo el trabajo del curso se realizaba en forma electrónica. Los feed-backs y los títulos eran enviados a los estudiantes por e-mail; el avance de los trabajos asignados, identificados por los números de cada estudiante , eran publicados regularmente de modo de que éstos supiesen que su trabajo había sido recibido y cuándo se habían graduado

La carga de trabajo de un curso tan interactivo es muy alta tanto para estudiantes como para los docentes. Los estudiantes a menudo se quejan de ésto al principio hasta que comienzan a comprender y apreciar el valor de todo su esfuerzo en términos de cuánto más han logrado aprender que por medios tradicionales.

Desde el punto de vista del profesor, esta modalidad requiere muchas horas dedicads a leer y evaluar cualitativamente los trabajos de los estudiantes

Hay varias formas de reducir esta carga ,.como por ejemplo hacer que los estudiantes eval]une los trabajo de sus pares, medir la respuesta y efectividad de los esfuerzos grupales , usando respuestas standarizadas o teniendo “asistentes de enseñanza”. (TA – Teaching Assistants)

Usamos la estrategia TA con los cursos introductorios muy numerosos (100-150 estudiantes) a los que dividimos en grupos de 25-30 estudiantes con un asistente de enseñanza (TA), por lo general graduados de nuestro propio programa que eran contratados con ese propósito ; esto tenía la ventaja adicional de que éstos estaban ya familiarizados e interesados en los temas de los cursos.

En este sistema, el profesor sólo supervisdaría a los TA’s o bien las tesis de graduación o aquellos trabajos asignados sobre los que hubiese controversia.

Si bien mi principal preocupación siguen siendo mis propias clases, se ha vuelto normal para mí participar como profesor invitado en cursos o programas de otras instituciones. Típicamente, me uno a un curso por una semana o dos y respondo a preguntas por correo electrónico o respondo a comentarios puestos en conferencias “en tiempo real” .Puedo conectarme con la clase ya sea por audio o videoconferencia por 1 o 2 hrs . A menudo creo una Página Web para promover estas actividades o ligarlas (“linkeandolas”) con referencias o recursos disponibles sobre el tópico en tratamiento.

Impacto en la Enseñanza y el Aprendizaje

Enseñar (y aprender) en un ambiente “on line” es muy diferente a hacerlo en el ambiente de una clase normal: en primer lugar, el proceso de enseñar se prolonga y distribuye en el tiempo en lugar de estar restringido a una fecha y duración precisas y rígidas. Esto nos libera de tener que cubrir apresuradamente tópicos para “cumplir” con plazos preestablecidos.

Lo que es más, la enseñanza virtual no requiere una presentación o una “puesta en escena” de infraestructura como una clase presencial. En lugar de esto, destina ese tiempo a organizar el curso, definir asignaciones para los estudiantes, responder a sus preguntas y analizar su trabajo calificándolo así como resolver “problemas de tecnología”.

Hay siempre mucha interacción con los estudiantes “mano a mano”sobre su trabajo en el curso y el contenido del curso mismo por medio del correo electrónico

Creo que la clase virtual es mucho más rica que la tradicional por varias razones:

Los estudiantes dedican mucho más tiempo para pensar en profundidad los temas antes los requerimientos de discutirlos con pares y profesores en forma constante, así como de responder a las preguntas de otros camaradas en forma regular.

En una clase presencial, si hago una pregunta, puedo lograr que 3 o 4 estudiantes respondan con sus ideas espontáneamente ; en el aula virtual, los estudiantes tienen más tiempo para meditar sus respuestas y organizarlas en períodos más largos (a veces horas o días) y cada uno da una respuesta . Esto no solamente impulsa el pensamiento reflexivo sino que alienta a los estudiantes que tienen dificultades para expresares fluidamente en la clase (por ejemplo, los que no dominan el idioma)

Lo que es más he llegado a la conclusión de que el aprendizaje virtual incrementa la capacidad de pensamiento crítico y las habilidades para resolver problemas prácticos de los estudiantes. Tener que leer y responder a las opiniones de sus camaradas de curso exige a los estudiantes evaluar diferentes puntos de vista sobre un tema.Incluso lidiar con los problemas técnicos de redes y PC’s los prepara para un mundo en el que la informática aún está naciendo con dificultad de muchas incertidumbres propias de su estado de disciplina en desarrollo.

Sin embargo, ninguna evaluación de mis cursos o investigación que conozca muestra esto como un resultado de los ambientes “virtuales” en los que nos estamos moviendo de hecho, probablemente porque éstas clases de capacidades (ej: pensamiento crítico, solución de problemas) no son medidas en forma directa por los medios típicos a través de los que tomamos exámenes y otorgamos títulos. Creo que éste es un aspecto del aprendizaje virtual que merece mucha más investigación.

“Pros”y “contras” de la educación virtual

El beneficio más evidente de la educación virtual reside en que brinda a estudiantes y profesores mucho más tiempo y flexibilidad en términos de plazos y desplazamientos.

Si bien hay plazos estrictos para entregar los trabajos, los estudiantes disponen de mucho más tiempo mientras tengan un teléfono cerca para poder llevar adelante su tarea (esto agrega días o semanas que antes se perdían en traslados) y permite que la educación no sea interrumpida tan fácilmente por viajes o traslados (aunque probablemente requiera comprar una laptop).

Aunque el monto de trabajo del profesor aumenta, su concentración en un solo medio permite ahorrar paradójicamente tiempo: esto me ha hecho incluso posible completar en 2 o 3 horas de trabajo virtual online todo un día de tareas de enseñanza, dejándome a disposición las restantes horas.

El mero hecho del incremento de la interacción personalizada entre docente y alumnos constituye por sí sólo el más grande de sus logros desde el punto de vista del diseño instruccional; es difícil imaginarse cómo podría lograrse semejante interacción entre todos los estudiantes en un aula tradicional

Además, de hecho, permite disminuir el número de los grupos formándolos por afinidades y además es posible incluir fácilmente expertos externos.

La enseñanza virtual derriba las barreras del aula tradicional.

Finalmente, un beneficio “colateral” de ser un “profesor virtual” es poder permanecer al margen del “tumulto” y la politiquería típica de toda organización, sea ésta educacional o no

Muchos de los temas a los que se dedican enormes esfuerzos y disputas (ej: instalaciones, suministros, personal) son poco relevantes para un profesor que no tiene presencia física en la universidad .De hecho, el profesor virtual tiene muy poca dependencia de las políticas de una institución.

Por supuesto, hay muchas desventajas en el hecho de no tener presencia física en una institución , como estar fuera de las reuniomes o eventos que requieren interacción personal.

Lo que es más, la interacción con individuos sólo por vía virtual reduce la “banda” de comunicación a un solo “canal” lo que da opor resultado relaciones interpersonales menos profundas y completas.

Sin embargo, ésta es otra área en la que hace falta investigar más, ya que los impactos psicológicos y las consecuencias sociales de las “relaciones electrónicas” son por ahora ampliamente desconocidas.

Consecuencias y Conclusiones:

No hay duda acerca de que ser un profesor o estudiante virtual aumenta ciertas habilidades y capacidades . La interacción virtual requiere buenas capacidades de comunicación (especialmente escrita) .

También hacen falta habilidades en el uso de computadoras si bine no en un nivel muy “técnico” La habilidad para aprender a usar nuevo software y resolver sus problemas es indudablemente la más importante habilidad tecnológica requerida.

Hay ciertas características de personalidad (como paciencia e independencia) que parecen importantes para la enseñanza virtual y un ambiente de aprendizaje-enseñanzaq posirtivo del cual tanto alumnos como profesores virtuales pueden carecer.

Sin embargo, no sabemos mucho acerca de los atributos que pueden distinguir a un profesor /estudiante virtual exitoso de uno que no lo sea..

Un aspecto muy importante para la enseñanza/aprendizaje virtuales son las consecuencias que traerán para naturaleza misma de las organizaciones educacionales: en la medida en que los profesores virtuales (y sus alumnos) no necesitan aulas u otras instalaciones edilicias (auditorios, cafeterias, gimnasios, dormitorios, estacionamientos ,etc.) cu]al será exactamente el rol de la institución educativa ? Obviamente la provisión de PC’s se vuelve crítica –aunque oueden obtenerse privadamente-

Las bibliotecas que pueden prestar materiales a los son necesarias, si bien una creciente parte de la literatura técnico/profesional está disponible por el Web en algún momento de un futuro no tan distante, las bibliotecas tradicionales sólo serán requeridas para consultar literatura clásica.

Pero las instituciones educacionales en mi opinión tienen aún dos funciones que son todavía indispensables para la educación virtual: la administración y el otorgamiento de títulos habilitantes .

La administración incluye el procesamiento de admisiones, registrar los alumnos, cobrar las cuotas, manejar las becas y otorgar los títulos. Si bien todas estas funciones pueden en última instancia ser realizadas en forma electrónica, requieren personal y gerenciamiento

Otorgar un título superior es algo que corresponde más al nivel institucional que al individual (a diferencia del maestro que obtiene credenciales en K-12). Por lo tanto, ambas funciones hacen que la educación virtual precise una afiliación institucional.

Sin embargo, es concebible que los profesores virtuales puedan operar a través de pequeñas colegiaturas profesionales como los abogados o los médicos que puedan cubrir las funciones de administración y acreditación sin requerir la infraestructura de gran escala de sistema educacional universitario o terciario.

Debería resultar claro que la educación virtual traerá cambios significativos al sistema educacional. Algunos serán positivos, otros pueden ser negativos, otros sólo serán diferentes a lo conocido.

Mis experiencias durante las últimas dos décadas como profesor virtual han sido abrumadoramente positivas en términos de ser capaz de enseñar más efectiva y eficientemente.

Si esto será así para la mayoría de los docentes, esto todavía está por verse.

Atte. Greg Kearsley

Publicaciones Similares

El Campus Virtual – Una Experiencia Integrad... Desde hace unos meses, se está efectuando a través del Campus Virtual de ANCED, un curso virtual Gratuito denominado “Educación a Distancia - Platafor...
Google Wave: El futuro del e-learning? Todos vienen hablando de Google Wave últimamente. Para los que hayan estado viviendo en una cueva desde el 29 de Mayo, estoy hablando de la propuesta ...
Dimensiones para puesta en marcha de cursos en lín... En las últimas décadas, las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) han tenido un gran impacto en todos los ámbitos de la sociedad. ...
E-learning, innovación en la capacitación El capital humano es clave en el éxito o fracaso de las organizaciones, siendo la capacitación la herramienta que nos permite su mejoramiento. La form...