El portfolio constituye otra de las herramientas tecnológicas innovadoras en el proceso de enseñanza-aprendizaje. En este caso, esta herramienta posibilita al docente la integración de la verdadera evaluación en este proceso, ya que recopila las muestras de las actividades de aprendizaje en momentos clave y esto le permite reflexionar sobre los logros obtenidos durante el proceso y las dificultades que se plantean.

Todo esto tiene gran relevancia en la educación a distancia y supone una mayor interacción entre el profesor y el alumno.

Los profesores, mediante este sistema, recaban información de manera continua sobre los trabajos y el proceso de desarrollo de los mismos, y, de este modo, pueden adaptar los contenidos de la materia a las necesidades que observe en ellos. Para el alumno es motivador y ayuda a que su trabajo sea colaborativo.

Tanto docentes como discentes gestionan un espacio virtual en el que pueden incorporar una reflexión sobre las tareas que se van realizando.

Mediante este sistema, el alumno también es partícipe de su evaluación que se realiza a lo largo del proceso de aprendizaje en tanto que informa convenientemente sobre las competencias que una persona o grupo de personas, puede demostrar, así como la naturaleza y aprovechamiento del proceso de aprendizaje que han seguido para obtener dichos logros; que en último término permite valorar no solo lo aprendido sino también la capacidad de aprendizaje que se demuestra y las habilidades que se tienen en ello.

Además de esto, otra importante habilidad que se desarrolla con el uso de esta herramienta es la comunicación escrita. El estudiante escribe para un amplio auditorio lo que, probablemente, lo motive a esmerarse en la ortografía y la sintaxis.

El objetivo del portfolio electrónico abarcaría desde la autoevaluación hasta la reflexión y presentación de logros. Cada autor crea el tipo de portfolio acorde a sus necesidades.

En el ámbito educativo, el editor edu.portfolio permite crear, de forma sencilla, un espacio para ir organizando y reflexionando en aquello que sea relevante para su autor. Al no tener una estructura predefinida cada usuario la puede adaptar como considere oportuno.

En el ámbito universitario, permite a los docentes y estudiantes trabajar en las actividades de enseñanza-aprendizaje en Internet. En el portfolio, el estudiante va reflejando las actividades que va desarrollando y al mismo tiempo realiza una valoración del proceso y de los resultados obtenidos.

Desde el punto de vista del docente el portfolio le permite guardar sus materiales de enseñanza para que puedan ser consultados de forma permanente.

El portfolio, como dice Acosta y Liu, no es solo una herramienta de evaluación y aprendizaje sino que supone una reforma clara del sistema de enseñanza tradicional.

De todas las herramientas estudiadas hasta ahora considero que el portfolio es la más completa pues permite al alumno estar en contacto prácticamente permanente con el profesor, autoevaluar su proceso de aprendizaje lo que le permitirá que el logro de sus objetivos sea más destacado.

Por su parte, el profesor tiene un conocimiento constante del proceso de sus alumnos y les puede ayudar en las dificultades que se planteen de forma más inmediata y directa.