foto-400x200[1]La palabra tutor hace referencia a la figura de quien ejerce protección, la tutela, de otra persona menor o necesitada. En educación a distancia, su característica fundamental es la de fomentar el desarrollo del estudio independiente, es un orientador del aprendizaje del alumno aislado, solitario y carente de la presencia del docente habitual. Es aquí donde la figura del tutor cobra su mayor significado por cuanto se hace cargo de su asistencia y ayuda personal, a la vez que representa el nexo con la institución.

En la enseñanza a distancia, a menudo los esfuerzos aislados y solitarios del alumno resultan insuficientes, por lo que se hacen necesarios los apoyos proporcionados por los tutores a ese aprendizaje individual. Por todo lo cual, se entiende a la tutoría como un proceso de ayuda en el aprendizaje contextualizado del sistema educativo en el cual se apoya. Por último, cabe destacar que el tutor debe poseer suficientes conocimientos de las materias que tutela, y dominio de las técnicas apropiadas para el desarrollo de las diferentes formas de tutorías.

Se define el rol de tutor como el apoyo temporal que brinda a los alumnos para permitir, en un espacio real o virtual, que éstos ejecuten su nivel justo de potencialidad para su aprendizaje, mas allá de la competencia corriente de habilidades que poseen y con las cuales ingresan en la situación de enseñanza.

Características de los tutores

La primera tarea que debe desarrollar un tutor es lograr confianza en el alumno en cuanto al sistema de educación a distancia, orientándolo en su metodología. Por ello, el tutor debe conocer los fundamentos de la formación a distancia, las funciones que debe cumplir y las estrategias a emplear en la mediación pedagógica.
Por lo tanto, todo tutor debe realizar constantes mo- nitorizaciones de los progresos de sus alumnos en varios sentidos, al mismo tiempo que favorecer que éstos los rea- licen por sí mismos. Así como del momento en el que el aprendizaje tiene lugar, en el espacio que media entre lo que la persona ya sabe y puede hacer, y lo que selecciona y procesa activamente (con guías didácticas y luego por sí misma), como información significativa para construir un nuevo significado y desarrollar nuevas competencias.
El tutor enseña, orienta, e integra al alumno en el sistema. Por lo que un tutor efectivo en el cumplimiento de su rol debería poseer los siguientes atributos:

Empatía: para lograr «sintonizar» con sus alumnos a pesar de la disociación del tiempo y el espacio, característi- ca de los procesos de educación a distancia y de la multipli- cidad de estilos personales de los alumnos.
Proacción: para lograr «sortear» los obstáculos y resis- tencias que se presenten en tanto de tipo tecnológico como humano.
Ser buen anfitrión: pues debe ser quien introduzca y mantenga motivados a los alumnos en esta modalidad.
Excelencia de comunicación: ya que debe manejar todas las posibilidades y alternativas de comunicación en los distintos soportes, siendo lo más claro posible a fin de no distorsionar la esencia de los mensajes. Debe, a su vez, ser mediador entre las múltiples comunicaciones generadas por la interacción entre los alumnos y él.
Didactico: que le permita seleccionar los contenidos y diseñar las actividades más pertinentes para el logro de los objetivos propuestos ajustándose al perfil del grupo de alumnos.

además cuáles son las capacidades que debe poseer un tutor, a saber:

• Ofrecer las posibilidades del medio ambiente social y delas instituciones sociales como objeto de aprendizaje.
• Asesorar al alumno en la organización de su currículo (objetivos, contenidos, recursos y actividades).
• Dominar determinadas técnicas y habilidades para tra- tar de forma específica los contenidos (escritos, videos, audios, informáticos), integrados dentro de las técnicas del diseño curricular. Utilizar como instrumento las po- sibilidades del lenguaje total.
• Ser capaz de organizar otras vías de aprendizaje (lecturas, actividades, etc.).
• Enseñar al alumno a adquirir técnicas para el diseño instruccional (como método de aprendizaje y de orga- nizar a través de una estructura).
• Saber utilizar los medios de comunicación social como instrumentos para alcanzar unos fines, aprovechando todas las posibilidades.
• Elaborar diferentes técnicas y procedimientos de eva- luación.
• Facilitar la posibilidad de que el alumno autoevalúe se propio proceso de autoaprendizaje. Dominar técnicas de tutoría, ya sean presenciales o a distancia.
• Facilitar al estudiante diferentes técnicas de recupera- ción y corrección para el logro de los aprendizajes.

Un buen modo de perfilar los atributos y competencias que debería poseer un tutor en la educación a distancia es a partir del análisis de las características del aprendizaje adulto. Por lo que cada característica del aprendizaje adul- to generaría como contrapartida un atributo del tutor, las cuales podrían clasificarse en tres dimensiones: dimensión didáctica (relativa a los saberes conceptuales), dimensión técnica (relativa a los saberes procedimentales) y dimensión psicoafectiva (relativa a los saberes actitudinales), a saber:

a) Dimensión didáctica:

En el aprendizaje adulto prevalece el pensamiento pragmático, por lo que es necesario centrarse más en lasexpectativas de quien aprende y no en las de quien enseña.

b) Dimensión técnica:

Los adultos tienen necesidad de conocer el motivo por el que deben aprender antes de comprometerse con el aprendizaje, entonces será necesario que el docente-tutor sea capaz de transmitir con precisión y claridad los objetivos y lineamientos del proceso de educación a distancia.

c) Dimensión psicoafectiva:

Los alumnos adultos necesitan ser tratados como se- res capaces de autoorganizar su aprendizaje, por lo que los docentes-tutores deben estimular en los alumnos el sentimiento de confianza en sus propias posibilidades de gestionar su aprendizaje.

La función de tutor puede resumirse en el desempeño de las siguientes tareas: orientadora y académica. La primera centrada en el área afectiva y la segunda toma su centro en el ámbito cog- noscitivo. También se debe agregar la función institucional de nexo y colaboración con la institución.

a) Función orientadora

La orientación debe integrarse en el proceso educativo de los alumnos como ayuda continua, de forma tal que éste pueda adoptar las alternativas pertinentes a su estudio y personalidad. Dicha orientación incluye apoyo en técnicas de estudio, ayuda en temas administrativos y lo que esté al alcance del tutor en cuanto a problemas personales

Las funciones de orientación deben llevar las siguientes notas:

  • Integralidad (dirigida a todas las dimensiones de la persona).
  • Universalidad (orientada a todos los individuos tutelados).
  • Continuidad (realizada a lo largo de todo el proceso de enseñanza-aprendizaje).
  • Oportunidad (deberá atender de manera especial a los momentos críticos del proceso: inicio de clases y eva- luación final).
  • articipación (coordinación y participación de todos los tutores implicados).

b) Función académica

Los tutores son seleccionados de acuerdo con el diseño del curso. Desde la perspectiva académica, las tareas que debe realizar un tutor se basan en cuatro funciones:

Función diagnóstica: se trata de determinar los saberes previos, destrezas y actitudes mínimas que debe reunir el alumno, esto se puede realizar a través de una evalua- ción diagnóstica.

  • Función informativa: informar a los alumnos sobre los objetivos y contenidos del curso o materia en cuestión; además, deberá aclarar los requisitos necesarios para abordar el estudio, cuáles son los materiales didácticos que se ofrecen y cómo utilizarlos, así como facilitar a los alumnos la integración y uso de los distintos recur- sos puestos a su disposición.
  • Función de guía del proceso de aprendizaje: el tutor debe mostrar las diversas metodologías de estudio del curso, esforzarse por relacionar los objetivos y contenidos de estudio con las necesidades e intereses de los alumnos justificando su utilidad.
  • Función de evaluación: mediante la evaluación de los diversos trabajos que se solicitan como seguimiento de los alumnos, a través de la corrección de trabajos prác- ticos de campo; para lo cual, es necesario que el tutor tenga claro qué conocimientos, destrezas y actitudes se buscan desarrollar a partir de los mismos, así como co- nocer las pautas de corrección.

Fuente:Extracto resumen de Claudia Marisa Pagano, Universitat Oberta de Catalunya

Publicaciones Similares

Terminos en la Educación a Distancia E-Learning En multitud de artículos y noticias se nos cuentan las bondades y ventajas del e-learning frente a la formación tradicional, anuncios de nuevos produc...
Sobre educación a distancia, conceptos, problemáti... Resumen: En este ensayo se vierten algunas reflexiones y experiencias en la enseñanza y aprendizaje en el área de Educación no tradicional con tec...
LOS ACTORES Y EL PROCESO EDUCATIVO En toda implementación de un proceso de EaD interactúan diversas personas, y veremos que hay roles definidos y otros que son propios del medio y que n...
Desde el punto de Vista del Tutor Reciban un saludo todos, tutora del Área de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social del Departamento de Formación a Distancia.- Centro de Estudio...