Dimensiones para puesta en marcha de cursos en línea

En las últimas décadas, las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) han tenido un gran impacto en todos los ámbitos de la sociedad. En el área educativa se han observado cambios que van desde la incorporación de computadoras en actividades administrativas hasta la implementación de redes y sistemas digitales para bridar una educación completamente en línea, lo que suele llamarse también, educación virtual.

Se trabajaron seis dimensiones que se relacionan con el diseño y puesta en marcha de los cursos en línea, las cuales se describen a continuación.

  1. Dimensión pedagógica. Esta dimensión hace referencia a aquellos aspectos que tienen que ver con enseñar o aprender mediante los cursos en línea, e incluye a los objetivos, contenidos, organización, metodología y estrategia didáctica, entre otros (Khan, 2005). Los elementos contemplados en esta dimensión son: 1) los objetivos, 2) los contenidos, 3) las actividades y 4) la estructura del curso.
  2. Dimensión tecnológica. Esta dimensión refiere a los elementos tecnológicos que soportan los cursos en línea: por ejemplo, planeación de la infraestructura, hardware y software (Khan, 2005). Algunos estudios indican que la calidad y la confiabilidad en la tecnología y en Internet son factores que influyen significativamente en los estudiantes en línea (Sun, et al., 2008). Los elementos que se incluyeron en la dimensión tecnológica son los dos últimos: 1) hardware y 2) software, puesto que son los elementos tangibles para el estudiante.
  3. Dimensión de diseño de la interfaz. El diseño de interfaz se refiere a cómo se ve, se siente y responde la interfaz del curso en línea. Esta conlleva la integración de los contenidos, la estructura de curso y su organización junto con la forma de navegación y los controles de interacción que utilizan los estudiantes para trabajar en sus cursos en línea (Khan, 2005). Los elementos críticos que integran esta dimensión, y que fueron mencionadas por Lohr (citado por Khan, 2005), son: diseño del sitio web, diseño del contenido, navegación, usabilidad y accesibilidad. Los elementos considerados en este estudio para esta dimensión son: 1) diseño del sitio Web, 2) diseño del contenido y 3) respuesta de la interfaz. La accesibilidad es un elemento que no se contempla, debido a que el diseño de la interfaz de los cursos en línea del campus donde se realizó la investigación carece de éste.
  4. Dimensión de evaluación. Esta dimensión considera la evaluación de los aprendizajes de los estudiantes. Desde la perspectiva de los estudiantes en línea, resulta fundamental que la evaluación y la retroalimentación de las evidencias de aprendizaje sean en tiempo y forma, ya que de esta manera el estudiante puede superar las dificultades que se le van presentando a lo largo del proceso de aprendizaje. En el caso de esta modalidad, la evaluación se da a través de los recursos tecnológicos, y está centrada en las actividades que el estudiante realiza y el profesor retroalimenta a partir de sus comentarios escritos acerca del desempeño que observa. Acorde con Delgado y Oliver (2006), son tres los elementos que la evaluación de los aprendizajes debe cumplir, 1) la evaluación continua, 2) la información a los estudiantes y 3) la satisfacción con el sistema de evaluación.
  5. Dimensión de gestión. Desde el punto de vista de Khan (2005), la gestión se concibe como el conjunto de servicios que se brindan a los alumnos en la administración de la plataforma de los cursos en línea (actualización de contenidos, claves de acceso para los alumnos). Así, gestionar en este ámbito significa realizar las diligencias necesarias para facilitar el tránsito de los aspectos administrativos del alumno y el docente en aspectos relativos al curso en línea. Los elementos que integran esta dimensión son: 1) el acceso, 2) la actualización y 3) la familiarización de los cursos en línea.
  6. Dimensión de orientación en línea. Lozano y Burgos (2008, p. 423) señalan que en los cursos en línea el profesor tiene como función atender, dar seguimiento y retroalimentar los avances en el proceso de aprendizaje de sus estudiantes. Dar seguimiento no sólo significa monitorear, revisar actividades y tareas, así como participar y dar retroalimentación en las actividades de aprendizaje, también significa lograr empatía con el estudiante, comunicación continua y oportuna, así como respeto, todo esto a partir de mensajes personalizados y cálidos que orienten al estudiante y sean percibidos por él como cercanos, que perciba que el docente se preocupa por su aprendizaje.

Publicaciones Similares

EDUCACIÓN VIRTUAL: AULAS SIN PAREDES (parte I) Las nuevas tecnologías de la información y de las comunicaciones posibilitan la creación de un nuevo espacio social-virtual para las interrelaciones...
El Campus Virtual – Una Experiencia Integrad... Desde hace unos meses, se está efectuando a través del Campus Virtual de ANCED, un curso virtual Gratuito denominado “Educación a Distancia - Platafor...
Educación a distancia en línea: Una breve introduc... jtorres77 escribió "La educación en línea es una tendencia que cada día nos envuelve más, por esa razón es útil y necesario, como profesores de una un...
LOS ACTORES Y EL PROCESO EDUCATIVO En toda implementación de un proceso de EaD interactúan diversas personas, y veremos que hay roles definidos y otros que son propios del medio y que n...